deveritas

News from all over the world for people who are looking for a magazine with different topics

sábado, noviembre 13, 2004

El Lenguaje Radiofónico

Por: Krizbellk Seijas

El lenguaje radiofónico es definido por Balsebre en su libro El lenguaje radiofónico como "el conjunto de formas sonoras y no sonoras representadas por los sistemas expresivos de la palabra, la música, los efectos sonoros y el silencio, cuya significación viene determinada por el conjunto de los recursos técnicos expresivos de la reproducción sonora y el conjunto de factores que caracterizan el proceso de percepción sonora e imaginativo- visual de los radioyentes".

Para comprender mejor esta definición, es necesario explicar cada uno de los elementos que la componen, así como también los aspectos que delimitan su función comunicativa y la naturaleza de los mensajes que se difunden a través de éste medio.
En primer lugar hay que decir que, desde la aparición de la radio hasta nuestros días, el estudio de éste medio se ha centrado en la proyección social y política, así mismo se ha analizado su desarrollo como instrumento de propaganda política y de publicidad comercial, basando dicho estudio en el análisis del mensaje según el efecto o el beneficio que produce en las audiencias. Pero el problema no termina aquí, puesto que el punto de partida radica en establecer si existe o no un lenguaje radiofónico y cuáles son los elementos y las estructuras que lo componen.

Antes de puntualizar si existe o no un lenguaje radiofónico como tal, mencionaré algunas características de la radio como medio. Primero que nada hay que saber que la radio tiene una triple función. Según Balsebre, esta triple función califica a la radio como medio de difusión, comunicación y expresión. Ésta última se ha visto afectada por el carácter mercantil que ha adquirido éste medio con el pasar de los años, puesto que se utiliza como objeto de compra y venta descuidándose así la estética y por tanto la expresividad del medio.

Retomando la idea de un lenguaje para la radio, es necesario aclarar que la importancia expresiva de éste medio reside en su función de transmisor del lenguaje hablado, sin tomar en cuenta por el momento si existen reglas o si hay códigos preestablecidos de expresión.
Balsebre afirma: "todo lenguaje es un conjunto sistemático de signos cuyo uso genera la codificación de mensajes en un proceso comunicativo interactivo entre emisor y receptor". Además explica que no es posible hablar de la comunicación sin hablar de lenguaje y viceversa porque la existencia del lenguaje está en la decodificación, percepción e interpretación, los cuales son posibles a través de la comunicación.

La función comunicativa del lenguaje, según el autor, encierra un doble aspecto: el código, el cual produce unos enunciados significantes y el mensaje que es la variación detallada del código.
El mensaje no se puede desprender del contexto comunicativo, por ello Balsebre expone: "un mensaje es alguien interpretando un mensaje". Esto quiere decir que la existencia de un mensaje está determinado por la interacción entre emisor y receptor, por la percepción que surge en el proceso comunicativo y finalmente por la interpretación que el receptor le atribuya a dicho proceso.

Para crear un texto radiofónico que sea eficaz es imprescindible que la elaboración de significados, los códigos y su desciframiento sea común para todos. Con esto se pretende decir que mientras más común sea la estrategia de significados y mientras haya un mayor consenso acerca de esos significados, el mensaje llegará con eficacia al público por el mismo hecho de que ya le son familiares los códigos. De igual forma, el creador del mensaje debe estar consciente de la necesidad de incorporar, al proceso de decodificación, el uso social y cultural del lenguaje con el fin de que dicho mensaje sea percibido de una manera eficaz.

La definición de mensaje integra dos elementos que lo componen y que son de gran importancia para este medio. Esos elementos son: la forma y el contenido del mensaje, también llamados semántica y estética del mensaje. El primero tiene que ver con el sentido directo de los signos presentes dentro del lenguaje. En otras palabras, la relación estrecha que el signo mantiene con el objeto que representa. En cuanto a la estética tenemos que trata de la forma en que se compone el mensaje, por lo tanto la información estética influye sobre la sensibilidad ya que el mensaje se compone para generar una respuesta sensorial –recordemos que la radio es un medio unisensorial- y esa composición se basa en aspectos estéticos. La eficacia del mensaje dependerá del equilibrio con que se manejen tanto el elemento semántico como el estético.

El sonido es definido por el Diccionario de los medios de comunicación como todo "ruido elaborado o clasificado en una cadena significante". Por ello se puede concebir los mensajes sonoros como "una sucesión ordenada, continua y significativa de ruidos elaborados por las personas, los instrumentos musicales o la naturaleza, y clasificados según los repertorios/ códigos del lenguaje radiofónico". Ésta definición, propuesta por Balsebre, supone además que existen tres sistemas sonoros, los cuales están bien diferenciados y cuya clasificación es propuesta por Moles en su libro La comunicación y los mass media. El primer sistema sonoro según Moles es "el proceso secuencial del discurso hablado" que se refiere a los objetos y los sonidos que estos producen. Los sistemas acústicos, constituyen el segundo sistema sonoro, siendo estos los "que reproducen una imagen concreta del desarrollo sonoro de un acontecimiento". Por último está la música, la cual está constituida por elementos abstractos, es decir sin figuras.

A partir de esta clasificación se le asigna la naturaleza estructural del mensaje sonoro a tres sistemas expresivos. Estos son: la palabra, la música y el ruido o efecto sonoro.
La palabra, según Balsebre, puede ser entendida como "la totalidad del sistema expresivo que constituye el lenguaje verbal en tanto que vehículo de comunicación entre personas". El ruido, por su parte es el mensaje mal elaborado, el cual es muy complejo para ser interpretado por el oído. La música no sólo estimula al receptor sino que además ayuda a que se creen estados de ánimo distintos. Al mismo tiempo es capaz de transportar al oyente en tiempo y espacio. Por ejemplo si escuchamos una canción de los Beatles inmediatamente nos trasladamos a los años 60. Si escuchamos un tango nos imaginamos inmediatamente la Argentina de Gardel.

En conclusión, el mensaje sonoro está constituido por sistemas expresivos (la palabra, la música y el ruido) y estos a su vez constituyen el material sonoro del lenguaje radiofónico. Entonces tenemos que el lenguaje radiofónico no es solamente la palabra puesto que se compone de sistemas expresivos, los cuales permiten complementar la esfera o el entorno emocional y sensitivo que envolverá al oyente.

Ya habiendo definido los elementos que componen el lenguaje radiofónico, es necesario dar un concepto desde una perspectiva global que incluya los factores que determinan el significado de este lenguaje dentro de un contexto comunicativo.

Esos factores o elementos son dos: la noción tecnológica que supone una variación en la codificación de los mensajes debido a la intervención de instrumentos electrónicos y su inexorable influencia en el lenguaje. La otra noción es la llamada oyente que es aquella que le da un significado al mensaje sonoro en el proceso de la comunicación. El oyente percibe los sonidos e imagina lo que escucha por medio de su sistema sensorial.

A forma de resumen y con pretensión de concluir se debe decir que el lenguaje radiofónico es el instrumento que hace posible la difusión de noticias con la inmediatez y la rapidez que supone este medio. Así mismo permite la comunicación entre públicos que tienen por característica principal la heterogeneidad y un carácter masivo.

Esto supone que hay una forma para realizar este trabajo, es decir hay un método o ,por decirlo de alguna manera, unas ciertas reglas que determinan la estructura del mensaje radiofónico. No obstante es importante saber que no por el hecho de tener unas normas se debe dejar a un lado la creación artística, la cual requiere cierta libertad por parte del creador del mensaje a la hora de elaborarlo.

El profesional de la radio debe saber utilizar los elementos que tiene a su disposición a la hora de crear el mensaje, para esto debe conjugar (y hasta jugar) equilibradamente con la forma y el contenido del mensaje. En cierto modo debe prestar mayor atención a la forma en que hace el mensaje por encima del contenido.


Finalmente, el emisor debe tener presente que tiene que escribir para ser escuchado. Esto se entiende mejor con la frase de Angel Lesma, la cual aparece en su libro El periodismo en la radio "Hay que escribir para quien oye. Se redacta para leer hablando, no para hablar leyendo"
Características del lenguaje radiofónico:
1)Es unilateral porque la retroalimentación es limitada
2)Lo conforma un canal artificial ya que está apoyado sobre la base de un soporte tecnológico
3)Es un medio unisensorial puesto que implica un solo sentido (oído) lo que requiere la redundancia y la reiteración por parte del locutor con el fin de que el mensaje no se pierda.
4)Es un medio público, cuya comunicación se da de forma gratuita y masiva.
Recrea una situación ya que es un medio que describe los acontecimientos, permitiéndole al oyente recrear imágenes mentales.


Bibliografía:
BALSEBRE, Armand. (1994) El lenguaje radiofónico. Ediciones Cátedra. España.
LESMA, Angel. (2001). El periodismo en la radio. Editorial CECSA. Venezuela.
MANZANARES, Elsy. (1989). La radio, un medio singular. Apuntes, 34, 13-25
http://www.google.com

Daily Cartoon provided by Bravenet Daily Cartoon provided by Bravenet.com
Free Vote Caster from Bravenet.com Free Vote Caster from Bravenet.com